LA MOZA DEL CÁNTARO

Cántaro al cuadril y botijo en la mano, y así, uno, y dos, y hasta cuatro paseos y más, diarios, repitiendo el camino a la fuente para llenar la tinaja del preciado líquido, imprescindible para una existencia precaria. 

Subir