TERNURA

No se puede medir el placer de una madre, ni el hijo es consciente del amor que le envuelve, pero los dos disfrutan estos momentos intensos, intransferibles, y cada uno le irá dando forma al enlace que en estos momentos se forja. 

Subir