EL MIMO

No hay nada como una caricia de madre en el momento oportuno. Ni la muñeca más bonita es capaz de suplirlo, ni el mayor desconsuelo podrá ser curado sin él.

Subir