LA CASA DEL HERRERO

El oficio ya cerró sus puertas, pero el rincón conserva su encanto natural, y en la sangre de sus moradores aún resuenan los golpes del martillo sobre el yunque. 

Subir