CALLE SIN SALIDA

Los lejanos rumores del mundo no llegan aquí, ni falta que hace, tal vez vendrían a aturdir el pacífico pasar de los días, que por sí mismo bastan para llenar una vida de bien.

Subir