LA BODA

Ya se agarraban del brazo, el novio ya entraba en casa, ya el cura anunció los pregones, y en la Iglesia los une para siempre bajo un yugo a veces bordado, a veces un tanto pesado.

Subir