LA ESTACIÓN

Vestido nuevo y zapatos. Sueño de la capital. Un tren, reptil por barbechos, te descubre la existencia de otros mundos… otras gentes extrañas, altivas tal vez, son “de la ciudad”.

Subir